domingo, 11 de abril de 2010

La cultura condiciona como interpretamos las expresiones faciales

La cultura condiciona como interpretamos las expresiones faciales

No significa lo mismo una cara de enfado o de asco para un oriental que para un occidental.

La cultura y el origen geográfico condicionan la manera en la que los seres humanos interpretamos las expresiones faciales, y no es lo mismo una cara de enfado para un occidental que para un asiático, según un estudio científico.

La investigación, elaborada por la Universidad de Glasgow (Escocia) y publicada en la revista "Current Biology", concluyó que las personas de Asia oriental encuentran más dificultades para distinguir entre expresiones porque se fijan sobre todo en los ojos.

Según este trabajo, que pone en cuestión la universalidad del dicho de que "la cara es el espejo del alma", los asiáticos tienden a ver, en mayor grado que los occidentales, sorpresa en una cara de miedo, y asco en una cara que realmente muestra enfado.

El motivo, según Rachael Jack, co-autora de la investigación, es que los individuos de distintos grupos culturales tienden a observar distintas partes de la cara para interpretar una expresión.

Los investigadores comprobaron que los asiáticos tendían a fijarse más en los ojos de la otra persona, mientras que los occidentales tendían a mirar al conjunto de la cara.

El experimento consistió en mostrar a 13 occidentales y a 13 asiáticos imágenes que mostraban siete expresiones faciales: felicidad, tristeza, indiferencia, enfado, asco, miedo y sorpresa.

El movimiento de los ojos de los participantes en la investigación fueron monitorizados para constatar hacia dónde dirigían su mirada, lo que permitió constatar las diferencias en la manera de mirar entre los integrantes de un grupo y del otro.

Jack indicó que "lo que muestra la región del ojo es ambiguo", lo que altera la percepción de quienes se fijan en esa zona y consideró "muy interesante" que la tendencia en esa mala interpretación fuera hacia expresiones socialmente menos amenazantes, es decir, que el miedo se interpretara como sorpresa, pero no al revés.

Los autores del estudio recordaron que esta diferenciación cultural en la manera de interpretar las caras entre occidentales y asiáticos también se ve en los emoticones, los caracteres tipográficos (o caritas) que se utilizan para expresar emociones en internet.

Los emoticones asiáticos ofrecen rasgos mucho más marcados en la parte superior de la cara, principalmente en los ojos, mientras que los occidentales subrayan la parte inferior, sobre todo la boca.